El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee. (Umberto Eco)

lunes, 15 de agosto de 2016

Azogue (Ciclo Barroco I), de Neal Stephenson

Por Interloper lunes, agosto 15, 2016 , Sin comentarios
El Ciclo Barroco. La trilogía donde Neal Stephenson se adentra en la Europa de finales del siglo XVII y principios del XVIII y nos narra, a través de los ojos de sus personajes, algunos de los sucesos centrales de aquella época convulsa.

Neal, te voy a decir una cosa, en confianza y entre colegas, ahora que no nos oye nadie:

Cambia de editor. Búscate a uno que tenga lo que hay que tener para decirte cosas como "No, mira, estas doscientas páginas de paja hay que recortarlas" o "Voy ya por más de la mitad del libro y todavía no ha pasado nada interesante". Ya sabes, esas minucias.

Porque después de haber hecho penitenc... leído, después de haber leído sus aproximadamente 900 páginas la sensación con la que he terminado es la de que no ha sucedido absolutamente nada en ellas. Azogue es un ejercicio de onanismo literario por parte de Stephenson, una demostración pedante de los vastos conocimientos del autor acerca de la época en la que transcurre la narración, y poco más. Todo ello con una puesta en escena errática, confusa y decepcionante.

Solo hay dos escenas (y estoy siendo generoso) que se puedan rescatar de entre los escombros de este descarrilamiento de novela. Dos, entre novecientas páginas. Dos, que no compensan ni de cerca el resto del libro. Azogue es denso, insulso e innecesariamente largo. Y lo peor que tiene este libro es que, cuando por fin consigues terminarlo, todavía quedan otros dos (La Confusión y El Sistema del Mundo) para completar la trilogía. Ya os digo yo que no leeréis reseñas mías de los dos siguientes volúmenes. Ya he desperdiciado suficiente tiempo con este. Yo me bajo de este carro.

También hay que decir que en su momento Criptonomicón me pareció igual de malo, y sin embargo hay mucha gente a quien le pafece una gran obra. Así que quién sabe, habiendo gustos para todos los tipos, también habrá quien considere Azogue una genialidad. Pero no seré yo, desde luego.

     (1.5/5)
Seguir leyendo

miércoles, 3 de agosto de 2016

El rithmatista, de Brandon Sanderson

Por Er-Murazor miércoles, agosto 03, 2016 , 1 comentario
Pues sí, ¡otro libro de Brandon Sanderson! En mi campaña por ponerme al día con este autor, me toca esta obra menor que podríamos encuadrar dentro del subgénero "escuela de magos".

Sanderson es un señor que rara vez decepciona. Esta obra tiene todas sus características: sistema de magia trabajado, protagonistas tópicos y trama acelerada para que no se aburra nadie.

El protagonista de esta novela, Joel, quiere más que nada ser un rithmatista. ¿Y eso qué es? Son unos señores que hacen magia con tizas. La Rithmática es el arte de pintar figuritas con tiza en el suelo y ente con forma de bicho) y figuras defensivas (con formas geométricas). Supongo que podría haber otro tipo de figuras (bichos que te trajeran el café o algo así), pero el caso es que hay una guerra en algún sitio lejos y la Rithmática se utiliza solo como arma. Como matemático que soy, las figuras defensivas me hacen gracia porque Sanderson ha empollado bastante geometría para darle un poco de verosimilitud al asunto. Lo que cuenta no tiene pies ni cabeza, claro, pero al menos se ha documentado en vez de inventarse los nombres directamente. Cuanto más detallados sean los dibujos, más fuerte es el bicho (o la defensa), pero claro, cuanto más tardes en dibujar más fácil es que un bicho pintado con cuatro palotes te coja desprevenido. Un sistema aparentemente muy sencillo, pero que se complica con escuelas de pensamiento, técnicas concretas y todo lo que el autor necesita meter.

Bueno, pues eso, que Joel quiere ser rithmatista. Pero no puede porque no tiene el don. Encima no puede quitarse la obsesión de encima porque vive en un escuela para rithmatistas (su madre trabaja allí), con lo que se pasa el día viéndolos. Vamos, como si quisieras ser dibujante de tebeos y tu madre fuera la chacha de Jack Kirby. El pobre Joel se pasa la vida intentando colarse en las clases a ver si pesca algo (y con todos los aprendices de rithmatistas mirándole raro, "joder, con lo coñazo que es la escuela y el friki este nada más que queriendo entrar"). La acción se desata cuando empieza a haber unos asesinatos bastante misteriosos y Joel se las arregla para que le dejen ayudar en la investigación. A partir de ahí todo se encamina a la sorpresa final y el desenlace del libro... desenlace un poco en falso, porque aunque no lo ponga por ningún sitio resulta que este libro es el primero de una trilogía. Trilogía que el propio autor dice que tiene abandonada, así que a saber cuándo nos enteraremos del final. Aun así, el libro es más o menos autocontenido y es solo la trama principal de la guerra lejana la que queda coja. Sin ser una obra maestra, es muy entretenido y Sanderson logra colar OTRO sistema de magia sin hacerse cansino. Recomendado.

     (5/5)
Seguir leyendo