El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee. (Umberto Eco)

martes, 31 de marzo de 2015

Las nuevas aventuras de Sherlock Holmes, Martin H. Greenberg (ed.)

Ya comenté en el post anterior mi querencia por los pastiches holmesianos, así que me ahorro la introducción y paso directamente a comentar este libro. Esta vez se trata de una recopilación de relatos holmesianos realizada en 1987 con motivo del centenario de la primera aparición del celebérrimo detective consultor en el Strand Magazine. Hay un poco de todo, como en botica, así que me ha hecho menos gracia que el anterior. Paso a comentar los relatos:

  1. La máquina infernal, de John Lutz: Un pastiche demasiado "moderno" para mi gusto, ya que una nueva máquina ametralladora es clave en la resolución. Sigo prefiriendo la luz de gas y los cabriolés, qué le vamos a hacer.

  2. El último brindis, de Stuart M. Kaminsky: Un relato que empieza muy mal (la peor caracterización de Holmes jamás vista) pero que endereza el camino casi al principio para narrar un embrolladísimo caso de venganza. Valoro la intención de hacer algo original, pero no me termina de convencer el resultado.

  3. La habitación fantasma, de Gary Alan Ruse: Holmes y Watson investigan el misterio de una habitación desaparecida en una mansión rural. Relato clásico con tintes de terror que constituye lo más salvable de la recopilación.

  4. El regreso de la banda de lunares, por Edward D. Hoch: Digna secuela de un relato clásico del canon.

  5. La aventura del incomparable Holmes, por Jon L. Breen: Una experiencia con el cinematógrafo en el relato con el final más absurdo imaginable.

  6. Sherlock Holmes y "la mujer" (un informe explicatorio del doctor John H. Watson), por Michael Harrison: Una reinterpretación del clásico Un escándalo en Bohemia. Siendo como soy muy fan del relato original, este pastiche se me antoja totalmente innecesario. Sigo prefiriendo el original.

  7. Las sombras en el prado, de Barry Jones: A petición del doctor Moore Agar (mencionado en Su último saludo), Holmes y Watson viajan de nuevo a un entorno rural a investigar la muerte del pequeño Peter Wainwright, hijo de un siniestro párroco. Buen relato con toques de espanto.

  8. La aventura del secuestro Gowanus, por Joyce Harrington: Un relato bastante malo donde un Watson moderno y un trasunto femenino de Holmes se ven envueltos en una aventura bastante anodina.

  9. El doctor y la señora Watson en casa (una comedia en un solo acto ficticio), por Loren D. Estleman: Breve pieza teatral satírica que muestra el hogar conyugal de John y Mary Watson. Bastante divertida.

  10. Los dos lacayos, de Michael Gilbert: Holmes y Watson han de investigar un asesinato en Corby Manar. Relato clásico y algo predecible.

  11. Sherlock Holmes y "Muffin", de Dorothy B. Hughes: Anodino relato sobre la relación de Holmes y Watson con una joven Irregular de Baker Street.

  12. El curioso ordenador, de Peter Lovesey: Relato ambientado en el presente donde Scotland Yard trata de emular las habilidades de Sherlock Holmes mediante una inteligencia artificial. El final es predecible y podría haber resultado simpático de haber estado mejor llevado.

  13. La aventura del francotirador persistente, de Lilian de la Torre: Holmes y Watson investigan el intento de asesinato de un cuidador de caballos.

  14. La casa que Jack construyó, por Edward Wellen: Relato que intenta arrojar luz sobre el profesor Moriarty. El peor del libro, sin ninguna duda. La conclusión es ridícula y ni Holmes ni Watson se parecen en nada a los del canon.

  15. El caso del doctor, por Stephen King: King construye un relato con personajes bastante desagradables en que, por una vez, el doctor Watson se anticipa a la solución. La idea es buena, pero le pierde la excesiva anticipación del final y la familiaridad que tienen Lestrade y Holmes. Mejorable.

  16. Moriarty y el auténtico mundo del hampa, por John Gardner: Un estudio sobre los verdaderos bajos fondos del Londres victoriano. Curioso.

  17. La momia analfabeta del Craig Museum y El anarquista incomprensible de Piccadilly Circus, de Enrique Jardiel Poncela, son dos exquisitas piezas breves de fino humor e ironía parodiando los relatos del canon,
En resumen, que esta antología contiene bastantes pastiches de tipo "experimental" para mi gusto (y alguno que, directamente, es malo, sea experimental o no). Espero tener más suerte con la próxima.


        (2/5)

0 comentarios:

Publicar un comentario