El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee. (Umberto Eco)

domingo, 26 de junio de 2016

Espadachinas, de Robert E. Howard

Por Er-Murazor domingo, junio 26, 2016 , Sin comentarios
Aunque tengo a medio leer El ladrón cuántico, el final de curso no es buen momento para lecturas profundas, así que me he terminado antes esta recopilación de Robert E. Howard.

Soy poco amigo de las recopilaciones temáticas, de "lo mejor de" y de cualquier criterio en general que no sea el cronológico, porque al final terminan cogiendo siempre los mismos relatos y te compras un libro del que tienes la mitad. Sin embargo, creo que la Biblioteca del Laberinto, en sus sucesivas recopilaciones howardianas (de las que esta, creo, es la primera) ha conseguido esquivar ese problema.

Tenemos aquí un librito donde se recopilan cinco relatos protagonizados por mujeres, una rareza en la producción del escritor texano (y del pulp en general). "Protagonizadas" es mucho decir, porque en realidad solo los relatos de Agnès la Negra están protagonizados por ella. En los otros dos, Helen Tarvel es coprotagonista del suyo y Sonya la Roja ni eso.

Robert E. Howard es casi siempre sinónimo de aventura y emoción, y estos relatos no se quedan atrás. En general, puedo decir que se ha tratado de una lectura bastante amena. Le pongo la etiqueta "fantasía" por ser relatos bastante inverosímiles, pero en realidad no hay magia en ninguno de ellos. Paso a comentar los cinco relatos:

-La espadachina es un relato protagonizado por Agnès de Chastillon, posteriormente llamada Agnès la Negra. Es un relato "de origen". Agnès es una campesina pobre vilmente maltratada por su padre y que va a casarse contra su voluntad con un tipo repugnante de su pueblo. Cómo será la cosa, que la hermana mayor de Agnès, ya casada en su momento con su correspondiente tipo repugnante, le da un puñal el día de la boda para que se suicide y no sufra. Lo que pasa es que Agnès es de armas tomar (nunca mejor dicho) y considera que va a sufrir lo mismo de poco apuñalando al novio en mitad de la ceremonia que no suicidándose ella. Dicho y hecho, Agnès se convierte en viuda justo después de convertirse en esposa y toma las de Villadiego aprovechando la sorpresa general. Se esconde en el bosque y al día siguiente encuentra a un ladrón que la acompaña en su huida. Comienza así la vida de Agnès como espadachina y aventurera.

El relato es vibrante, como no cabía esperar menos. Hay sorpresas, hay acción y hay diálogos vibrantes. La única pega que yo le pondría es que Agnès, que se supone no ha manejado un arma en su vida, descubre cuando le ponen una espada en la mano que "ha nacido para esto". Luego Howard lo arregla haciendo que otro espadachín la adiestre, pero la verdad es que la primera vez el tema canta un poco.

-Espadas por Francia es el segundo relato protagonizado por Agnès. Esta y su acompañante continúan su huida después de la aventura anterior, pero en el puerto en que pretenden embarcar para huir de Francia Agnès mata por error a un mercenario que se disponía a cometer un asesinato. Agnès es confundida con este mercenario y se ve envuelta en la misión.

Este relato es aún mejor que el anterior y destaca el contraste entre Agnès y la amante del rey, Françoise de Foix, que da lugar a una muy buena escena.

-La amante de la muerte es el último relato protagonizado por Agnès la Negra. Quedó inconcluso a la muerte de Robert E. Howard y fue completado por Gerald W. Page. Es el único relato puramente fantástico de toda la obra. Agnès conoce a un nuevo acompañante, y juntos han de hacer frente a un nigromante puramente howardiano. También buen relato, aunque como Page tuvo que completarlo intentó no apartarse mucho del canon, con lo que muchas partes suenan a ya leídas.

-La sombra del Buitre es el más famoso de todos los relatos de este libro, puesto que en él aparece Sonya la Roja de Rogatino, en la que se inspiró Roy Thomas para crear a Red Sonja de Hyrkania en las páginas de Conan el Bárbaro. Leyendo este relato, uno ve que la Diablesa de Hyrkania fue, efectivamente, creación de Thomas, porque en este relato Sonya de Rogatino está apenas esbozada. De hecho este es el relato más descriptivo de todo el libro. No hay un objetivo concreto, sino que narra las peripecias de Gottfried von Kalmbach, que huyendo de la persecución de Solimán el Magnífico (nada menos) termina en la Viena asediada por los turcos en 1529. Allí se encuentra con Sonya y ambos deben evitar al general Mikhal Oglu, llamado el Buitre, que persigue a von Kalmbach. 

El punto fuerte de este relato son las descripciones y la ambientación. A diferencia de otros narradores pulp, Howard sabía ser barroco cuando se lo proponía, y todas las páginas en que aparecen Solimán el Magnífico y su corte son magníficas. El Sultán es uno de los personajes más poderosos de la Historia y es consciente de ello. El poder y la magnificencia impregnan cada una de sus palabras y acciones. Al mismo tiempo, el asedio de Viena, pieza clave para impedir que Solimán conquiste el Sacro Imperio Romano Germánico y puede que toda Europa, es descrito en toda su crudeza y desesperación.

-La isla de la condenación de los piratas es un relato donde Steve Harmer ve cómo a la isla en la que ha naufragado llegan un grupo de piratas que buscan un tesoro. Aliada a la fuerza con los piratas está Helen Tavrel, también piratesa.  Harmer consigue liberar a Helen y ambos se alían para buscar el tesoro y burlar a los piratas. Este también es un relato típico, sobre todo al final, pero no por ello menos entretenido.

     (4/5)


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada