El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee. (Umberto Eco)

sábado, 9 de julio de 2016

El tiempo es el que es, de Anaïs Schaaff y Javier Pascual

Por Er-Murazor sábado, julio 09, 2016 , , Sin comentarios

Como ya saben todos los que me conocen, soy bastante fan de la serie de TVE (por ahora) El Ministerio del Tiempo. Esta serie nos cuenta cómo hay una agencia temporal fundada por la reina Isabel la Católica que controla una serie de puertas que viajan al pasado de España. La misión de esta agencia (el Ministerio del título) es vigilar que la Historia transcurra tal como la conocemos, ni mejor ni peor porque, como dice el lema de la serie, "El tiempo es el que es".

Este, precisamente, es el título de la novela que nos ocupa hoy, y que narra tres aventuras protagonizadas por los personajes de la serie. Se trata, por tanto, de un típico libro franquicia, y tiene todas las ventajas e inconvenientes de este tipo de productos.

Cuando una franquicia lanza un producto de estas características, normalmente tiene dos opciones: Se puede hacer el libro atractivo para todos los públicos intentando aumentar el target del producto principal, o bien realizar un libro exclusivamente para fans. En mi opinión, estamos ante el segundo caso. Amelia, Julián y Alonso, al igual que el resto de secundarios, son tal cual los vemos en la serie, pero no me atrevería yo a recomendarle esta obra a alguien que no hubiera visto ningún episodio. No es una buena obra para iniciarse en el Ministerio.

Una vez que decides que tu obra va a ser para fans, lo normal es tratarles bien, así que el libro tiene fan service por un tubo. A mi no me molesta, porque soy fan, pero en ocasiones llega a ser abusivo. Así, podemos ver a Alonso de Entrerríos siendo un auténtico soldado hideputa en la primera misión, algo que en la serie todos tenemos siempre ganas de ver. También hay multitud de referencias a la cultura popular salpicando el libro, y en mi opinión en este aspecto se pasan a veces. Curiosamente, dos personajes bastante populares entre los fans (Angustias e Irene) apenas aparecen en la novela.

En cuanto a la obra en sí, sus autores son guionistas de la serie, y eso se nota. Las ideas son buenas, pero la calidad literaria se resiente un poco. Yo habría agradecido que un escritor profesional hubiera dado un último pulido al libro. No está mal escrito, pero se nota que el fuerte de los escritores es, sobre todo, los diálogos. La legibilidad se resiente especialmente en la última misión, que es la más descriptiva.

Las tres misiones son interesantes. En la primera, la patrulla temporal viaja al Medievo y se encuentra con que cierto famoso personaje histórico no es lo que parece (esta es una trama recurrente en la serie). Un relato muy dinámico y donde, como digo, el personaje de Alonso de Entrerríos tiene la ocasión de lucirse en batalla que el presupuesto le niega en la televisión.

La segunda misión es consecuencia de la primera. Se desarrolla en un barco del siglo XVII y la trama principal es una variación del clásico enigma de la habitación cerrada. Aparece como protagonista inesperada una famosa (para mi totalmente desconocida) ¿heroína? de nuestro Siglo de Oro, la llamada Monja Alférez. Aquí la novela también recoge la costumbre de la serie de no centrarse exclusivamente en los personajes históricos más conocidos. Esta misión es la más breve de las tres, lo cual es de agradecer porque la premisa da para lo que da.

La última misión se desarrolla en la posguerra española, cuando Europa está sumida en la Segunda Guerra Mundial. Como digo, es la misión que menos me ha gustado. Aquí no hay personajes históricos famosos, sino que la trama se centra en lograr que cierta operación que hizo mucho daño al Reich alemán se realice como cuentan los libros. El fan service en esta ocasión es la recuperación del personaje de Lola Mendieta (secundaria habitual de la serie) que está bastante mal utilizada. Aparte de la emoción por saber que se trata de ella, se genera una paradoja temporal (Lola recibe información sobre su futuro que, aparentemente, no va a utilizar nunca) que no se resuelve y, analizado fríamente, la verdad es que el papel de Lola lo podría realizar cualquier mujer que pasara por allí.

En resumen, se trata de un producto únicamente recomendable para fans. La novela recoge perfectamente el espíritu de la serie, pero tampoco es una obra imprescindible.


     (3/5)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada