El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee. (Umberto Eco)

domingo, 31 de julio de 2016

Y, el último hombre de Brian K. Vaughan y Pia Guerra

Por Er-Murazor domingo, julio 31, 2016 , , , Sin comentarios
Y, the last man (traducido por Y, el último hombre en España) es una obra de ciencia-ficción realizada por el guionista Brian K. Vaughan y la dibujante Pia Guerra publicada en USA entre los años 2002 y 2007.

La premisa de Y es muy sencilla: Un día (que podría ser hoy, no está ambientada en el futuro) mueren todos los mamíferos con cromosoma Y del planeta. Hombres, perros, gatos, ardillas,... todos los machos del planeta fallecen dejando solo a las hembras de su especie. ¿Todos? ¡No! Una heroica aldea resiste, hoy y sie... digo, por una razón desconocida sobreviven Yorick Brown y su mono amaestrado Ampersand. La historia de Y es la historia de cómo Yorick, la agente secreto 355 y la doctora Alison Mann tratan de encontrar la respuesta a la plaga para repoblar el planeta.

En una obra como esta, lo menos importante en realidad es qué ha causado la plaga o qué va a pasar con los protagonistas. Vaughan tiene bastantes recursos para narrar las consecuencias inmediatas que tiene la desaparición de la mitad de la Humanidad (gobiernos vacíos, accidentes masivos de tráfico y el colapso de la civilización en general). Diversos países afrontan de distintas maneras lo sucedido. La gente enloquece, hay suicidios, surgen sectas,... Las posibilidades son infinitas y Vaughan tiene buenas ideas para aprovecharlas.

El primer pero que se le puede hacer a la obra es lo que elige contarnos el autor. Vaughan sería en su momento guionista de Lost y, como en esa serie, se muestra más interesado por el viaje personal que por el ambiente que los personajes atraviesan. El trío protagonista va atravesando zonas de EE.UU. primero y países del mundo después y solo nos muestran retazos de las situaciones mientras Yorick, 355 y la doctora Mann se embarcan en inacabables disquisiciones filosóficas sobre la vida, la muerte y lo que se les ocurra. A ver, es una opción y el autor no engaña a nadie (el protagonista tiene nombre de personaje de Shakespeare), pero es un poco frustrante que situaciones con mucho potencias se abandonen porque toca terminar un tomo y empezar el siguiente. La cosa se agrava si, como es mi caso, Yorick se hace totalmente insoportable. Tiene 22 años al comienzo de la obra, pero su madurez y tolerancia a la frustración es equivalente a la de un crío de diez años menos. Ni siquiera le queda la opción de justificarse en la traumática situación que está viviendo, ya nos dicen desde el principio que él venía así de serie. Hay un arco argumental sobre un trauma infantil del protagonista que en su momento estuvo a punto de hacerme abandonar la serie.

La temporalización es otro pero que se le puede poner a esta obra. Ya he dicho que las interrupciones entre tomos se notan demasiado. A veces se va leyendo y los personajes terminan la acción en un sitio para desplazarse al siguiente de forma demasiado abrupta, casi como si fueran pantallas de un videojuego. Además, la obra se desarrolla en tiempo real, lo cual para mi representa otro inconveniente. En las series de TV se nota menos, porque si uno ve una temporada en plan maratón, al final se ha tragado veinticuatro horas de imágenes. Se hace suficientemente largo como para que nos podamos creer que ha pasado un año. Pero los tebeos se leen bastante más rápido, y cuando uno se lee doce tebeos y le dicen "ha pasado un año", la sensación que queda es de interrupción. Y realmente tampoco es muy necesario ese salto, no hay nada en la trama (hasta el final) que necesite que transcurran meses para ser contado. En algunas tramas incluso es algo increíble, porque tenemos que creernos que los personajes pasan meses sin reaccionar ante ciertas situaciones hasta que todo explota y entonces toman medidas.

He hablado mucho del insoportable Yorick porque las otras dos protagonistas están algo menos perfiladas. 355 es una agente del gobierno obsesionada con su misión (en este caso, proteger a Yorick) y bastante plana al principio, y la doctora Mann es una bióloga que cree tener algo que ver con la plaga. Más interesantes son los personajes con los que el trío protagonista se va encontrando y las diversas opciones que han tomado para afrontar la vida en el nuevo mundo.

En una obra donde se explora una sociedad sin hombres, es inevitable hablar de teorías feministas. Los autores recogen bastante bien el tema (creo que en este tebeo es donde primero leí yo el concepto de "patriarcado") y aparecen desde mujeres a las que el tema filosófico les da igual y solo quieren sobrevivir hasta las que defienden teorías más o menos radicales que consideran justificadas por la nueva situación. Los autores son más o menos asépticos y no se inclinan por defender ninguna teoría en concreto, aunque yo creo que abogan soterradamente por la igualdad, porque al final el mundo plenamente femenino no es ni mejor ni peor que el que tenemos ahora, viéndose reproducidos muchos de los defectos de la sociedad actual. También es verdad que la sociedad que nos muestran está recién separada de los hombres, y puede caber la duda de si evolucionará con el tiempo en algo mejor.

El dibujo de la obra es claro y limpio, casi con reminiscencias del francobelga. Quizá a una obra como esta le pegara un trazo más sucio, pero lo cierto es que yo lo agradezco (ya dije en la reseña de Scalped que el dibujo feísta estuvo a punto de echarme de la lectura) aunque es verdad que en algunas escenas concretas parece demasiado naïf.

Para concluir, el final de la obra eleva mucho el nivel de la misma. A la hora de darle explicación a la plaga, Vaughan opta por no dar una respuesta definitiva, sino que diversos personajes van soltando sus hipótesis, que son más elaboradas cuanto más avanza la obra. A mi me convence por completo una de ellas porque explica qué ha pasado y, sobre todo, por qué precisamente dos machos y ninguno más han sobrevivido. La conclusión está muy bien hecha (aunque el destino de uno de los personajes se me hace precipitado) y el último número deja muy buen sabor de boca. Aún así, yo habría preferido un desarrollo más centrado en el ambiente y menos en los personajes, pero todo no se puede tener.

     (3,5/5)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada